La Campaña Mundial 2008-2009 para la Reducción

Bienvenidos a la Campaña Mundial 2008-2009 para la Reducción de Desastres. El tema es “Hospitales Seguros frente a los Desastres: Reducir el Riesgo, Proteger las Instalaciones de Salud, Salvar Vidas”. Durante estos dos años, la secretaría de la Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres (ONU/EIRD) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el apoyo del Fondo Global del Banco Mundial para la Reducción de Desastres y la Recuperación, se asociarán con diversos gobiernos, organismos regionales e internacionales, organizaciones no gubernamentales y personas de todo el mundo para incrementar la conciencia acerca de cómo y por qué se deben redoblar los esfuerzos para proteger las instalaciones de salud y velar por su funcionamiento durante y después de la ocurrencia de desastres y situaciones de emergencia.

En este paquete informativo se aborda el tema de los “Hospitales Seguros frente a los Desastres”, de conformidad con el mandato de la ONU/EIRD de prestarle especial atención a las amenazas naturales. El paquete informativo no aborda temas más  generales sobre la seguridad hospitalaria y médica, tales como infecciones del personal y los pacientes, la reducción del margen de errores médicos o la capacidad de encargarse de epidemias masivas. Aunque todos estos temas son de por sí muy importantes y contribuyen a la seguridad hospitalaria en general, éstos van más allá del aspecto central de la campaña mundial.

A medida que vaya leyendo la información, irá encontrando ejemplos sobre lo que han hecho diversos países para reducir la vulnerabilidad de sus instalaciones médicas frente a los desastres, ya sea mediante la aplicación de las lecciones aprendidas para construir hospitales más seguros, la identificación y la rectificación de riesgos que amenazan su capacidad para continuar funcionando, o bien, a través de la preparación y la capacitación de su fuerza laboral para que actúe eficazmente en situaciones de emergencia.


¿Qué es un hospital seguro frente a los desastres?

Los hospitales seguros frente a los desastres pueden ser de diferentes formas y tamaños. Todas las instalaciones de salud —grandes o pequeñas, urbanas o rurales— son el objetivo de esta campaña. La seguridad de los hospitales frente a los desastres abarca más que la simple protección de la infraestructura física. Los hospitales son seguros cuando los servicios de salud son accesibles y funcionan, a su máxima capacidad, inmediatamente después de la ocurrencia de un desastre o de una emergencia.

Un hospital seguro…

  • ... no se desplomará durante un desastre, lo cual cobraría la vida de los pacientes y del personal;
  • ... puede continuar funcionando y suministrando sus servicios esenciales cuando más se necesitan, ya que es una instalación de suma importancia para la comunidad; y,
  • ... es organizado, cuenta con planes de contingencia establecidos y personal de salud capacitado para mantener la red en funcionamiento.

Para lograr que nuestros hospitales e instalaciones de salud sean seguros frente a los desastres, es necesario contar con un sólido compromiso al más alto nivel político, al igual que con el apoyo y la colaboración de todos los sectores de la sociedad.

¿Por qué se centra la campaña en los hospitales seguros frente a los desastres?

En tiempos normales, los hospitales, las instalaciones médicas y los servicios de salud representan un recurso vital para las comunidades; en tiempos de crisis, éstos son especialmente cruciales. Aún así, han resultado severamente dañados o han dejado de funcionar después de la ocurrencia de un desastre. Existe un sinfín de ejemplos sobre infraestructuras de salud —desde sofisticados hospitales hasta pequeños pero vitales centros de salud— que han corrido esta suerte.

La importancia de los hospitales y de todos los tipos de instalaciones de salud va más allá de su función directa de salvar vidas. Éstos también son poderosos símbolos del progreso social y un prerrequisito para la estabilidad y el desarrollo económico. Por ello, se debe prestar atención a su integridad física y funcional en situaciones de emergencia.

La buena noticia es que con el conocimiento actual y con un sólido compromiso político, los países pueden reducir el riesgo existente en los hospitales y las instalaciones médicas, y lograr que sean más seguros frente a los desastres al reducir su vulnerabilidad ante las amenazas naturales.

¿Cuáles son los objetivos de la campaña?

  • La Campaña Mundial para la Reducción de Desastres busca sensibilizar y efectuar cambios conducentes a:
  • Proteger la vidas de los pacientes y de los trabajadores de salud, reforzando la estructura de las instalaciones médicas;
  • Velar porque las instalaciones y los servicios de salud puedan funcionar después de una situación de emergencia o de desastre, que es cuando más se necesitan; y,
  • Mejorar la capacidad de los trabajadores y de las instituciones de salud para reducir el riesgo, lo que incluye la gestión de emergencias.

¿Cómo podemos lograrlo?

Al mantener un alto nivel de atención en torno a tan importante tema. Asimismo, al aprovechar todas las oportunidades existentes para incrementar el grado de conciencia al respecto, mediante la inclusión de este tema en las agendas de las cumbres de alto nivel y las reuniones técnicas, y a través de la documentación y la socialización de las buenas prácticas existentes para que los hospitales sean seguros frente a los desastres.

  • Al tomar en consideración todos los componentes más importantes de las redes de atención médica, tales como centros de servicios básicos de salud, bancos de sangre, laboratorios, depósitos y servicios médicos de emergencia.
  • Al fomentar la participación de la gama más amplia posible de profesionales —todas las disciplinas médicas, ingenieros, arquitectos, administradores y personal de mantenimiento, entre otros— en la identificación y en la reducción del riesgo, al igual que en el aumento de la resiliencia de las comunidades.
  • Al identificar la seguridad de los servicios de salud como un objetivo específico para que se tomen acciones en el marco de las políticas, al igual que al facilitar la formulación de planes estratégicos de acción que incluyan a los gobiernos, al sector de salud y a otros actores importantes para abordar este tema.

¿Cuáles son los mensajes más importantes de la campaña?

El hospital más caro es el que falla: Los hospitales y las instalaciones de salud representan una enorme inversión para cualquier país. Su destrucción impone una importante carga económica.

Los desastres son un problema social y de salud: Todos los desastres representan un problema de salud y cualquier daño a los sistemas de salud afecta a todos los sectores de la sociedad y las naciones en conjunto.

Es posible proteger de los desastres a las instalaciones de salud más importantes: Esto se puede lograr al incluir la reducción del riesgo en el diseño y en la construcción de todas las nuevas instalaciones de salud, y al reducir la vulnerabilidad en las ya existentes mediante la selección y el reacondicionamiento de las instalaciones más importantes.

Los trabajadores de salud deben ser agentes de la reducción del riesgo de desastres: Estos trabajadores son esenciales en la identificación de posibles riesgos a la salud a consecuencia de las amenazas y en la promoción de medidas para reducir el riesgo, tanto a nivel personal como comunitario.

¿A quiénes deseamos dirigir la campaña?

  • A las instancias decisorias políticas y comerciales en los países de todo el mundo.
  • A los trabajadores de salud que proveen servicios esenciales en estas instalaciones y que deben considerarse a sí mismos como agentes de cambio en sus comunidades.
  • A los arquitectos, ingenieros y otros profesionales que puedan contribuir a velar por que las instalaciones de salud que se diseñan sean resistentes ante las amenazas naturales.
  • A los políticos en los ámbitos local y nacional, los cuales deben comprometerse a ofrecer a la población hospitales seguros e instalaciones eficaces de salud en toda circunstancia, especialmente después de la ocurrencia de un desastre o una emergencia.
  • A los bancos de desarrollo e instituciones de préstamo que financian la construcción, reconstrucción o modernización de las instalaciones de salud, los cuales deben promover la incorporación de medidas para la reducción de desastres (prevención, mitigación y preparación) para que éstas y los hospitales estén tan seguros como sea posible ante la ocurrencia de un desastre.
  • A las instituciones donantes y a los programas de desarrollo en el campo de la salud pertenecientes a diversas agencias financieras y ejecutoras.

¿Quién está organizando la Campaña?

La secretaría de la Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres (ONU/EIRD), en alianza con la Organización Mundial de la Salud (OMS), está coordinando la Campaña Mundial para la Reducción de Desastres. Cada dos años, el sistema de la EIRD escoge un tema que refleja una de las cinco prioridades del Marco de Acción de Hyogo 2005-2015. El tema de la Campaña Mundial 2008-2009 es Hospitales Seguros frente a los Desastres: Reducir el Riesgo, Proteger las Instalaciones de Salud, Salvar Vidas.

En el marco de la Campaña, la secretaría de la ONU/EIRD, la OMS y sus respectivas oficinas regionales llevarán a cabo una amplia gama de actividades. También incluirán a otros socios del sistema de la EIRD, especialmente el Banco Mundial, el PNUD, la UNESCO, UNICEF, la FAO, la OIT, el PMA, la FICR y las diferentes redes que la EIRD ha establecido con ONG, el sector privado, instituciones académicas, legisladores y autoridades locales. En el ámbito nacional, la principal responsabilidad recaerá en las Plataformas Nacionales para la Reducción del Riesgo de Desastres —que son los puntos de enlace del Marco de Acción de Hyogo— y los Ministerios de Salud.

¿Cuánto tiempo va a durar la Campaña?

La Campaña Mundial para la Reducción de Desastres durará dos años. Iniciará en enero del 2008 y finalizará en diciembre del 2009. Aunque diversos países ya están llevando actividades para reducir los riesgos en sus instalaciones de salud, el impulso que se adquiera durante este período contribuirá a la plena incorporación de la reducción del riesgo de desastres en una mayor cantidad de iniciativas del sector de salud.  Se espera que después de la campaña, una gran cantidad de gobiernos haya elaborado planes estratégicos de acción para velar por la seguridad de los hospitales y las instalaciones de salud frente a los desastres, y que la reducción del riesgo de desastres sea un componente integral de las políticas de salud, con miras a facilitar la consecución de los objetivos del Marco de Acción de Hyogo para el año 2015.